INSTRUCCIONES DE USO

Cubrebocas quirúrgicos y para procedimientos PRIMAGARD®

USOS GENERALES

Los cubrebocas quirúrgicos y para procedimientos generalmente se usan para reducir el riesgo de transferencia de patógenos entre individuos. Los cubrebocas logran esto cubriendo las membranas mucosas de la nariz, la boca y los pulmones con materiales filtrantes y los ojos, cuando corresponda, con un visor. Pueden usarse como protección para individuos asintomáticos o como una forma de contener las pequeñas gotitas de los individuos sintomáticos; sin embargo, ningún cubrebocas elimina completamente el riesgo de exposición a sangre o fluidos corporales.

BUENAS PRÁCTICAS

Los cubrebocas son productos de un solo uso y deben usarse únicamente para un procedimiento o para un paciente. Los cubrebocas quirúrgicos y para procedimientos no son respiradores y no están diseñados para crear un sello completo o reemplazar los N95. Los cubrebocas se deben considerar contaminados después de su uso y se deben desechar siguiendo las políticas del hospital. Cuando sea seguro hacerlo, los cubrebocas deben reemplazarse si se mojan, ensucian, rompen o desprenden de cualquier manera.

INSTRUCCIONES PARA PONÉRSELO

Tome el cubrebocas de la caja con el lado de color del cubrebocas hacia afuera y asegúrese de que la parte de la nariz esté en la parte superior. Abra los pliegues y forme la parte para la nariz ligeramente pasando por la nariz y los pómulos. Tenga en cuenta que para los cubrebocas sin tinte, a menudo blancos en ambos lados, la capa que se sujeta para sacar el cubrebocas de la caja debe quedar hacia afuera una vez que se lo haya puesto. Una vez que se forme la parte de la nariz, ajuste los lazos detrás de las orejas. Si se está colocando un cubrebocas quirúrgico, tire de los lazos superiores a la corona de la cabeza y átelos, y luego ate los lazos inferiores a la base del cuello. Asegúrese de que los pliegues del cubrebocas estén lo suficientemente abiertos para cubrir completamente las fosas nasales y la boca. Una vez que el cubrebocas esté colocado cómodamente, presione la parte de la nariz para ajustarla perfectamente contra la cara. Si se coloca un cubrebocas con visor, deslice los dedos índices entre el cubrebocas y la parte inferior del visor y presione a lo largo de la parte de la nariz para hacer el ajuste final.

INSTRUCCIONES PARA QUITÁRSELO

Retírese el cubrebocas para procedimientos sujetando los lazos y tirando hacia afuera para desatorarlos de las orejas. Al quitarse un cubrebocas quirúrgico, agarre firmemente los lazos en la base del cuello y jale hacia afuera para romper los lazos, posteriormente, rompa los lazos en la corona de la cabeza. Una vez que se hayan retirado las correas de las orejas o se hayan roto los lazos, deseche el cubrebocas de acuerdo con las políticas del hospital y asegúrese de no tocar la parte frontal del mismo, ya que se debe tratar como un objeto contaminado después de su uso.


PREGUNTAS FRECUENTES

¿Tiene preguntas sobre los cubrebocas PRIMAGARDTM y las normas de protección de cubrebocas de la ASTM?

A continuación encontrará las respuestas que necesita a las preguntas frecuentes que recibimos acerca de los cubrebocas y las normas de la ASTM.

¿Qué es la ASTM?

La ASTM se refiere a la American Society of Testing and Materials (ASTM). La ASTM es una organización internacional de normalización que desarrolla y publica normas técnicas de consenso voluntario para una amplia gama de materiales, productos, sistemas y servicios, incluidos los de la atención médica.

¿Cuánto tiempo es eficaz mi cubrebocas médico?

La eficiencia de filtración y la capacidad de protección de un cubrebocas médico se ve comprometida si este se moja, se rompe o se desprende. En términos generales, cuanto mayor sea el valor de protección de un cubrebocas, más tiempo mantendrá la filtración; sin embargo, no hay una regla establecida sobre cuánto tiempo se debe usar un cubrebocas, ya que depende de los niveles de humedad, la frecuencia respiratoria, la descarga nasal, el habla, etc. Los cubrebocas médicos se deben usar para un solo procedimiento o visita del paciente. Si el cubrebocas se moja o se ensucia, se debe remplazar.

¿Cuáles son las normas de la ASTM para los cubrebocas médicos?

La Administración de Alimentos y Medicamentos (Food and Drug Administration, FDA), hace referencia a las normas de la ASTM como la norma aprobada en Estados Unidos. La norma actual ASTM F2100-11 (2011) especifica los requisitos de rendimiento para los cubrebocas médicos con cinco criterios básicos:

1. Eficiencia de la Filtración Bacteriana (Bacterial Filtration Efficiencym, BFE): La BFE mide qué tanto el cubrebocas médico filtra las bacterias cuando se le somete a un aerosol que contiene bacterias. La ASTM especifica una prueba con una gota de 3.0 micras que contiene estafilococo áureo (tamaño promedio 0.6-0.8 micras). Para considerarlo un cubrebocas médico/quirúrgico, se requiere una tasa de filtración mínima del 95 %. Los cubrebocas de protección moderada y alta deben tener tasas de filtración bacteriana superiores al 98 %.

Algunos fabricantes utilizan el método modificado de Greene & Vesley para determinar la calificación BFE. La ASTM NO recomienda este método para comparar productos o evaluar su consistencia.

2. Eficiencia de Filtración de Partículas (Particulate Filtration Efficiency, PFE): La PFE mide qué tanto el cubrebocas de hospital filtra partículas con un tamaño menor a una micra con la expectativa de que los virus se filtren de manera similar. Cuanto mayor sea el porcentaje, mejor será la filtración del cubrebocas. Aunque hay pruebas disponibles con partículas de 0.1 a 5.0 micras, la norma ASTM F2100-11 especifica que se utilice una partícula de 0.1 micras.

Al comparar los resultados de la prueba, es importante tener en cuenta el tamaño de las partículas de prueba utilizadas, ya que el uso de un tamaño de partícula más grande producirá una clasificación de PFE engañosa.

3. Resistencia a los líquidos: La resistencia a los líquidos refleja la capacidad del cubrebocas quirúrgico para minimizar la cantidad de líquido que podría transferirse desde las capas externas a la capa interna como resultado de una salpicadura o pulverización. La ASTM especifica pruebas con sangre sintética a presiones de 80, 120 o 160 mm Hg para calificar la resistencia a los líquidos como baja, media o alta. Estas presiones se correlacionan con la presión de la sangre: 80 mm Hg = presión venosa (Nivel 1), 120 mm Hg = presión arterial (Nivel 2) y 160 mm Hg (Nivel 3) se correlaciona con posibles presiones altas que pueden ocurrir durante un traumatismo, o cirugías que incluyen irrigación a alta presión, como procedimientos ortopédicos.

4. Delta P (diferencial de presión): El delta P mide la resistencia al flujo de aire del cubrebocas médico y es una medida objetiva de la transpiración. El delta P se mide en unidades de mm H2O/cm2 y cuanto más bajo sea el valor, más respirable se sentirá el cubrebocas. La norma de la ASTM requiere que los cubrebocas tengan un delta P (diferencial de presión) de menos de 5.0 para cubrebocas de barrera moderada y alta, mientras que los de barrera baja deben tener un delta P de menos de 4.0.

5. Propagación de llamas: Como los hospitales contienen fuentes de oxígeno, calor y combustible, las normas ASTM F2100-11 incluyen pruebas de resistencia a las llamas. Las pruebas dictan que todos los cubrebocas del hospital deben soportar la exposición a una llama ardiente (a una distancia específica) durante tres segundos. Todos los cubrebocas priMED cumplen este requisito.

5.5 Además de las pruebas anteriores, todos los cubrebocas médicos deben someterse a una prueba de acuerdo con una norma internacional (ISO 10993-5, 10) para determinar la sensibilidad de la piel y a pruebas citotóxicas para garantizar que no haya materiales dañinos para el usuario. Las pruebas se realizan en los materiales utilizados en la construcción del cubrebocas que entran en contacto con la piel del usuario.

¿Existen diferentes niveles de protección con los cubrebocas médicos clasificados por la ASTM?

Sí, hay diferentes niveles de protección con los cubrebocas médicos clasificados por la ASTM. Los cubrebocas de Nivel 1 tienen la barrera de protección más baja y los cubrebocas de Nivel 3 tienen la barrera de protección más alta. Para que queden claras las diferencias, consulte la información que aparece en los cuadros a continuación:

PROTECCIÓN SEGÚN LA ASTM COMPARADA CON EL USO PREVISTO

BARRERA NIVEL 1 (BAJA):

80 mm Hg

Protección BFE y PFE ligera/mínima

Se utiliza para procedimientos generales y etiqueta respiratoria.

Diseñado para resistir una salpicadura o pulverización a presión venosa

BARRERA NIVEL 2 (MODERADA):

120 mm Hg

Protección BFE y PFE alta

Más transpirable que el cubrebocas de barrera alta.

Diseñado para resistir una salpicadura o pulverización a presión arterial

BARRERA NIVEL 3 (ALTA):

160 mm Hg

Protección BFE y PFE alta

Alta resistencia a los líquidos, diseñados para resistir una salpicadura o una pulverización durante tareas como una cirugía ortopédica o un traumatismo.

REQUERIMIENTOS PARA LOS CUBREBOCAS MÉDICOS DE ACUERDO CON LA ASTM F2100-11 (2011)

PRUEBA BARRERA NIVEL 1 (BAJA): 80 mm Hg BARRERA NIVEL 2 (MODERADA): 120 mm Hg BARRERA NIVEL 3 (ALTA): 160 mm Hg
BFE (Eficiencia de la Filtración Bacteriana) a 3.0 micras según la ASTM F2101: 95 % 98 % 98 %
Eficiencia de Filtración de Partículas (PFE):

a 0.1 micras según la ASTM F2299

95 % 98 % 98 %
Delta P (diferencial de presión)

MIL-M-36954C, mm H2O/cm2

< 4.0 < 5.0 < 5.0
Resistencia a los líquidos a sangre sintética según la ASTM 1862, mm Hg 80 120 160
Propagación de llamas:

Código Federal de Regulaciones (Code of Federal Regulations, CFR), Título 16, parte 1610

Clase 1 Clase 1 Clase 1

¿Cuál es el propósito de un cubrebocas médico?

En el quirófano (Operating Room, OR), los cubrebocas quirúrgicos protegen el campo estéril de una posible contaminación, principalmente por toser, estornudar o hablar. Un cubrebocas también puede proteger a los profesionales clínicos de los subproductos del procedimiento quirúrgico, como astillas de huesos, salpicaduras de fluidos corporales y la columna de humo que resulta de las técnicas láser o electroquirúrgicas.

Fuera del OR, los cubrebocas se usan para tomar precauciones estándar para proteger a los profesionales clínicos y a los pacientes de agentes patógenos que pueden propagarse por la sangre u otros fluidos corporales, secreciones o excreciones. Los cubrebocas quirúrgicos y para procedimientos son efectivos contra la transmisión por pequeñas gotitas.

¿Cuál es la diferencia entre un cubrebocas quirúrgico y un cubrebocas para procedimientos?

Los cubrebocas quirúrgicos se usan dentro del quirófano o en otras áreas de procedimientos estériles para proteger el entorno del paciente de la contaminación. También protegen al médico del líquido contaminado o de los desechos generados durante el procedimiento. Los cubrebocas quirúrgicos tienen lazos para poder ajustarlos, y se atan sobre la parte superior de una cofia quirúrgica o una cofia tipo bouffant.

Los cubrebocas para procedimientos se utilizan para realizar procedimientos en los pacientes, o cuando los pacientes están aislados para protegerlos de posibles contaminantes. Los cubrebocas para procedimientos se utilizan para proteger a los pacientes y al personal de la transferencia de secreciones respiratorias, fluidos u otros residuos. Los cubrebocas para procedimientos se utilizan generalmente como una medida de "etiqueta respiratoria" para evitar que los profesionales clínicos, los pacientes y los visitantes contagien gérmenes al hablar, toser o estornudar. Los cubrebocas para procedimientos tienen lazos que pasan por las orejas para colocarlos rápidamente, y como no se deslizan sobre el cabello, se pueden usar sin cofia quirúrgica.

¿Por qué es importante el ajuste del cubrebocas médico?

Los cubrebocas médicos son eficaces únicamente si están bien ajustados. No debe haber espacios a lo largo de los costados, alrededor de la nariz ni debajo de la barbilla que permitan que el aire y las pequeñas gotitas pasen por alto el medio filtrante. El cubrebocas siempre debe ajustarse correctamente para cubrir completamente la boca y la nariz. Un cubrebocas bien ajustado permanece en su lugar sobre la nariz y las mejillas e incluso un cubrebocas regular evitará que los anteojos se empañen si se ajusta correctamente. Los cubrebocas no se deben usar debajo de la nariz ni colgando alrededor del cuello; deben colocarse completamente o desecharse.

¿Cómo me aseguro de que el cubrebocas está bien ajustado?

Hay varias cosas que contribuyen a que el cubrebocas esté bien ajustado. Lo más importante que hay que considerar es la parte de la nariz. Debe moldearse sobre la nariz y las mejillas y mantener su forma con el tiempo. No debe doblarse ni romperse cuando se ajuste. Las personas que tienen la cara más ancha deben seleccionar un cubrebocas que asegure una cobertura total sobre la cara y debajo de la barbilla. El lazo superior debe quedar en la corona de la cabeza y el lazo inferior debe estar amarrado detrás del cuello para mantener los lados del cubrebocas contra la cara para evitar que se abran.

¿Cómo puedo saber si me puse el cubrebocas correctamente?

En general, hay tres cosas que debe buscar para asegurarse de que su cubrebocas esté ajustado correctamente:

  1. La parte de aluminio para la nariz está en la parte superior,
  2. El lado blanco (el más liso) está hacia adentro contra la piel del usuario, el lado de color siempre está hacia afuera,
  3. Los pliegues caen y se alejan de la nariz (lo que se conoce como pliegue en “cascada”).

¿En qué pruebas o calificaciones debo confiar para garantizar que mi cubrebocas sea seguro?

Las especificaciones desarrolladas por la American Society of Testing and Materials (ASTM) son generalmente aceptadas como el estándar de la industria. Tenga cuidado con las clasificaciones de cubrebocas que no sigan las pautas de la ASTM. Algunos fabricantes pueden referirse a las “tasas de filtración” o al “número de capas” como una indicación de la efectividad. Es posible que estos proveedores no se adhieran a los estándares de la ASTM y usted deben preguntarles los datos específicos de las pruebas.

¿Qué más debo saber sobre los cubrebocas médicos?

Todas las personas que usen cubrebocas médicos deben ser conscientes de las capacidades protectoras del cubrebocas que usan. Los trabajadores de la salud deben evaluar su riesgo de exposición a sangre, fluidos corporales, excreciones y otros peligros potenciales, y elegir su cubrebocas en consecuencia.

Se considera que un cubrebocas médico está contaminado cuando ya se usó, y se debe desechar inmediatamente. El cubrebocas se debe retirar por los bordes o los lazos en lugar del panel frontal.

Como parte del equipo de protección personal (Personal Protective Equipment, PPE), se recomienda usar cubrebocas médicos con visores integrados para garantizar el cumplimiento de protección para los ojos. El PPE incluye todo el equipo y la ropa que evita que el material potencialmente infeccioso contamine la ropa, la piel, los ojos, la boca, la nariz u otras membranas mucosas.


Obtenga más información sobre los cubrebocas quirúrgicos y para procedimientos PRIMAGARDTM de priMED.

Más información